¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?…Romanos 6:1-11

Bases sólidas para una familia armoniosa
Romanos 6:1-11
Colosenses 3:1-17

INTRODUCCIÓN
Hay diferentes maneras de abordar este tema, y cada cual reviste importancia de acuerdo a la convicción del que la aborda y/o de su comprensión del tema.
Sin embargo la palabra de Dios puede ayudarnos a ser precisos para comprender cuales es el origen de todos los conflictos familiares.
En esta oportunidad abordaremos el tema desde el punto mismo donde se origina. El hombre.
Es en el hombre mismo donde se origina según la biblia las dificultades, así como en el se puede canalizar las soluciones a dichos problemas.

¿Qué bases son las más sólidas para contribuir a una familia armoniosa?

A. Aprender a lidiar con el pecado – Romanos 6:1-2
  • Todos estamos luchando con la tentación de someternos al pecado
  • Los miembros de nuestro hogar como personas pecadoras tiene esta lucha.

Nuestros hijos son pecadores, capaces de hacer cualquier cosa si se dejan dominar por el pecado.

La conducta dominada por la soberbia, de todos los miembros de la familia proviene de su misma naturaleza pecaminosa, por lo que necesitamos aprender cómo tratar este asunto.

B. Aprender el valor de lo inmaterial
  • Nuestra vida no solo consiste en lo material
  • Nuestra naturaleza misma nos inclina a buscar las cosas de este mundo.

El apóstol Pablo nos dice:
Colosenses 3:1-2
Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

La nueva conversión en Cristo debe llevarnos a conocer lo que pertenece a una nueva espiritual.
¿Cómo buscamos las cosas de arriba?

  1. Mortificando la carne
    Colosenses 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros:
    Hacer morir = dejar que algo se muera de forma voluntaria
    Colosenses 3:6-7
    Lo terrenal es todo aquello perteneciente a lo que podemos lograr en este mundo y que genera satisfacción temporal a nuestros deseos.
  2. Dejando a un lado nuestro deseos
    Colosenses 3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
    Dejad= COMO CUANDO UNO SACA UN MUEBLE VIEJO CON CARCOMA DE LA CASA.
    Colosenses 3:9-11
  3. Vestirse como escogidos de Dios
    Colosenses 3:12-14
  4. Hablando como Cristo
    Colosenses 3:16-17

¿CUAL ES EL RESULTADO?

Colosenses 3:15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

CONCLUSIÓN
QUEREMOS PAZ Y ARMONÍA EN NUESTRA CASAS, PERO ESTO NO VA A SUCEDER SIN ANTES NO TRATEMOS EN FORMA INDIVIDUAL CON EL PECADO Y APRENDAMOS A VALORAR LO INMATERIAL, QUE ES PARTE DE LA VIDA..