Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente,…Filipenses 1:27

Dignos del Evangelio de Jesucristo

Filipenses 1:27-30

INTRODUCCIÓN
Estoy seguro que cuando escuchamos la palabra digno, pensamos en algo que merecemos por nuestras acciones o méritos personales. Ejemplo digno de honor, dignos de merecer algo, digno de vivir bien, etc.

Como también escuchamos la palabra indigno, y pensamos que es algo que de igual manera no nos merecemos por las acciones o méritos como:
Indigno de una persona o cosa, e indigno de la presencia de alguien etc.

Pablo introduce a los hermanos de Filipo esta expresión, diciendo que deben tener un comportamiento digno del evangelio de Jesucristo; haciendo ver su actuar y pensar debe ser acorde a las características relacionadas con el evangelio

Que su Comportamiento debe ser en ARMONÍA CON LAS CARACTERÍSTICAS DE LA CIUDADANÍA CELESTIAL.

Si el evangelio denota las buenas nuevas del Reino de Dios y de la salvación a través de Cristo, que debe ser recibida por la fe, sobre la base de su muerte expiatoria, su sepultura, resurrección y ascensión.

Los creyentes de Filipo debían vivir en confianza y esperanza, poniendo la mirada en las cosas de arriba, donde está Cristo sentado poniendo la fe en la obra redentora de Cristo.

No debemos vivir derrotados como si lo que no tenemos de este mundo determina nuestra vida aunque las situaciones sean difíciles.

Razones para vivir dignamente el Evangelio
  1. Por la experiencia de otros en el evangelio – Filipenses 1:12
    La experiencia del apóstol Pablo era una prueba que no solamente ellos estaban siendo perseguidos y que en lugar de tener una mala actitud hacia el evangelio, esto era algo de lo cual el sacaba provecho.
    De igual manera la iglesia de Jesucristo debe sacar el máximo de los provechos de las situaciones que se presentan ya no somos los únicos que las padecemos.
  2. La experiencia, en donde Dios siempre cambia situaciones desfavorable en algo para su gloria – Filipenses 1:13
    El pretorio era el palacio del gobernador y su compañía de soldados donde Pablo había tenido la oportunidad para alcanzar a este hombre con el evangelio.
    No debemos dudar y aprovechar cada oportunidad que se nos presenta para predicar a Cristo. Debemos sacarle provecho a cada situación para hacerlo.
  3. El ánimo de otros creyentes que hacen la obra de Dios – Filipenses 1:14
    El ánimo de otros cuando hacen la obra era algo que el apóstol Pablo alaba, y como sus prisiones habían contribuido para que estos hermanos predicasen con mayor ímpetu su obra.

Conclusión
Nada de lo que pasa es invertido por Dios.
Siempre su objetivo es el evangelio y la glorificación de Cristo.
Cuando vivimos acorde a las características de un evangelio e poder… entonces Dios usa ese poder para que otros sean salvos.