(5) Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. 2 Corintios 4:5-7

(6) Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.
Viviendo por la fe
(7) Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

La Excelencia de Jesucristo

2 Corintios 4:5-7

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la Gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

I. Nuestro Mensaje es de Jesucristo como Señor – 2 Corintios 4:5

A. Hay que entender que esto no viene de usted, es tan bueno que usted piensa que es

  1. Romanos 8:18 Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien, porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

B. Usted No es el centro del mundo
C. Jesús es Señor – kurios – supremo en autoridad, controlador, maestro

II. Nuestra Posición es de Siervos – 2 Corintios 4:5

A. El que sirve – somete su voluntad a otra persona
B. En este caso, si uno quiere servir, es por amor a Jesús. ¿Qué quiere decir esto?
C. Si usted desea disfrutar excelencia, tiene que entender esta cadena de autoridad

III. Corazones – 2 Corintios 4:6

A. Es un asunto de iluminación

  1. Iluminación es luz que resplandece de las tinieblas
  2. Nuestra iluminación es el evangelio que nosotros vivimos – 2 Corintios 4:3
  3. Viene del conocimiento de la gloria de Dios en un corazón transformado
  4. Esta Gloria resulta por conocer a Jesucristo
IV. Nuestro Vaso Donde Se Encuentra Esta Excelencia – 2 Corintios 4:7

A. Vasos de barro

  1. Poco valor – Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga mas alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno
  2. Comparados a Cristo no somos nada

B. Dios es la fuente de nuestra habilidad de producir excelencia en la vida
C. El buen Samaritano – Lucas 10:25-36
D. Filipenses 3:8 – Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesus, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.