Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe…1 Corintios 13:1-8

Trescientos sesenta y cinco días de amor
1 Corintios 13:1-8

Introducción
Uno de los personajes mas emblematicos de este dia es el famoso cupido y sus flechas, de alguna manera fuimos flechados por una bella, preciosa y elegante dama, nos flecho y nos enamoramos apasionadamente de ella, no pudimos escapar quedamos atrapados,

Lamentablemente muchos de nuestros matrimonios están siendo destruidos por la indiferencia, por la frialdad en las relaciones de ambos. Nos hemos lanzado dardos de rechazo, de descuido, de infidelidad, de indiferencia. En pocas palabras nos hemos dedicado a perdernos el uno al otro.
El 14 de febrero es un día de romanticismo, día de rosas, día de cena romántica, día de perfumes caros, de joyas y tarjetas.
Pero:
Podrá un día de romanticismo cerrar las heridas?, 364 días de indiferencia, podremos con un día de amor tapar el sol con un dedo?, podemos reparar el daño que hemos hecho en el corazón de la persona que amamos?..
Veamos lo que dice la palabra de Dios.

A. 1 Corintios 13:1 – Si hablase lenguas humanas y angélicas y no tengo amor

  • Por más dulces que sean mis palabras, si no van acompañadas de amor no tiene ningún valor.

B. 1 Corintios 13:2 – Si tengo toda la fe pero no tengo amor, nada soy

C. 1 Corintios 13:3 – Si repartiese mis bienes para ser entregados a los pobres y no tengo amor nada soy

D. 1 Corintios 13:4 – Para amar aún después del 14 de febrero necesitamos estar dispuestos a sufrir por nuestro amor

E. 1 Corintios 13:4 – Para amar aún después del 14 de febrero necesitamos ser benignos

F. 1 Corintios 13:5 – Para amar aún después del 14 de febrero necesitamos quitar el egoísmo de nuestras vidas

G. 1 Corintios 13:8 – Para amar aún después del 14 de febrero necesitamos reconocer que el amor nunca deja de ser

  • Puede ser que nuestro amor esté bien dañado, pero sigue haciendo amor
  • Tenemos que rescatar nuestro amor
  • Pareciera que ya no hay nada en nuestro corazón, pero el amor está allí

Debajo de todo el egoísmo, debajo de toda la amargura, allí está intacto el amor. Tenemos que rescatarlo, pero no basta sólo un día, tenemos 365 días para hacerlo con la ayuda de Dios.