(1) Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él.

(2) En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. (3) Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. (4) Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. (5) ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Vencer al Mundo

Fe en Cristo vs. Fe en la Humanidad

1 Juan 5:1-5
1 Samuel 15:12-24
I. Fe En Jesús Como Mesías – El Ungido De Dios

A. Creer – Gr. pisteuo – poner toda confianza en, confiar, comprometerse, bienestar espiritual en
B. Creyente de verdad – confiar en Cristo como Salvador

II. Nacido de Dios – vs.1
(5 veces en 1 Juan)

A. De cierto de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. – Juan 3:3
B. 1 Juan 3:9, 4:7, 5:1, 5:4, 5:18 – “nacido de Dios”
C. Regenerado – hecho vivo – obra del Espíritu Santo – Tito 3:5

III. Amar a Dios requiere que Amemos a todos los Regenerados – vs. 1

A. La Familia de Dios – hijos de El
B. Amor incondicional – 1 Juan 4:19

IV. Evidencia del Amor a Dios es Obediencia a sus Mandamientos – vs. 2, 3

A. Ceder la voluntad a El
B. Cumplir lo que Dios le ha mandado a hacer
C. Sus mandamientos no son gravosos

  • Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
    Mat. 11:28
V. El Nacido de Dios vence al Mundo – vs. 4

A. Vencer al mundo es resultado de ejercer la fe
B. Hebreos 11 – Los héroes de la fe
C. ¿Hasta qué nivel queremos vencer al mundo?

VI. Solamente los Hijos de Dios pueden vencer al Mundo – vs. 5

A. Los que obedecen a Dios
B. Ejemplo de José

  • Metido en un mundo totalmente contrario
  • Nunca perdió su fe en Dios, y venció el mundo egipcio